La Piña, una súper fruta



La piña como todos conocemos es un fruto tropical por lo que su origen se remonta a Sudamérica, específicamente de Brasil. Su descubrimiento se remonta a distintos colonizadores portugueses y españoles. Existen en la actualidad tres distintos tipos de piñas, la que no posee semilla, que lleva como nombre Sativus, otra en la que sus semillas pueden incluso germinar y se denominada Comosus, y por último la variedad Lucidus en donde sus hojas no poseen espinas por lo cual es de fácil recolección.

Estados Unidos, Tailandia, China, Filipinas, Costa Rica, México y por supuesto Brasil son los grandes productores que hoy en día exportan a todo el mundo este fruto que tiene sabor dulce y una pulpa muy característica por su olor.
Para reconocer que una piña se encuentre madura, se deberá de observar en su zona superior, si las puntas de sus hojas se encuentran en un color anaranjado significa que esta lista para consumir, en cambio si permanecen verdes aún falta maduración.
Respecto de su valor nutricional, podemos afirmar que las piñas poseen un gran contenido de agua, por lo que su aporte al organismo de distintos tipos de hidratos de carbono y una enzima muy efectiva en la digestión de distintas proteínas denominada bromelina lo convierten en un fruto fresco y de gran aceptación popular.
Otros componentes que podremos encontrar son el yodo, potasio y la vitamina C que es fundamental para la estructura ósea y dental, la formación de glóbulos rojos y la absorción del hierro que otros alimentos poseen ayudando a prevenir todo tipo de infecciones.
El potasio ayudará que nuestro sistema nervioso se mantenga estable, genera impulsos activos además de regular la actividad muscular en sus patrones normales.
Por último, cabe destacar que el yodo es un elemento fundamental para la regulación del metabolismo mediante la glándula tiroidea permitiendo que se produzcan proteínas y se regule la sensibilidad del cuerpo hacia otras hormonas.

Propiedades

Siempre se comenta, siempre se escucha, pero en realidad sabes ¿Cuáles son las propiedades que tiene la piña? Esta deliciosa fruta es uno de los alimentos más recomendados para bajar de peso, y ni que hablar si es que retienes líquidos, pero sus beneficios no sólo se quedan allí.

Algunos datos sobre la piña


Después del plátano o la banana, la piña es la segunda fruta tropical más popular. Es nativa de Sudamérica, particularmente de Brasil y Paraguay. La Piña también es llamada Ananá o Naná. Y fue Cristóbal Colón quien introdujo esta fruta en Europa. Hoy en día, más de la tercera parte de la producción mundial y 60 por ciento de los enlatados de piña provienen de Hawái.

Siguiéndole los pasos a Hawái, otros países en el top de la producción de Piñas son: Costa Rica, México, Honduras, Sudáfrica, Taiwán, República Dominicana, El Salvador, Ecuador entre otros más.

Nutrición comprobada

La piña no sólo es deliciosa, también es sana y nutritiva. La piña tiene vitaminas, minerales, fibra y enzimas que son buenas para el sistema digestivo, lo que ayuda a mantener el peso ideal y una nutrición equilibrada.
Las piñas son una gran fuente de vitamina C y pueden comerse crudas o ser utilizadas en la cocina. Las piñas tienen poquísima cantidad de grasa y sodio, y nada de colesterol.

Propiedades medicinales

Al igual que el té verde, las propiedades diuréticas de la piña son muy reconocidas; pero sus grandes beneficios no sólo se limitan a ello. Echémosle una rápida mirada a todas las propiedades medicinales de la Piña:
La piña contiene micronutrientes que nos protegen contra el cáncer, además de disolver los coágulos de sangre que podríamos formar, siendo beneficioso para el corazón.

La piña madura tiene propiedades diuréticas. La piña contiene sustancias químicas que estimulan los riñones y ayudan a eliminar los elementos tóxicos del organismo.

El jugo de la piña combate y elimina parásitos de los intestinos, además de aliviar trastornos intestinales y reducir la bilis.

La Piña tiene propiedades antiinflamatorias, contiene una mezcla de enzimas llamadas Bromelaina. La bromelaina bloquea la producción de Kinins, que se forman cuando hay inflamación. Distintos estudios han demostrado que este bloqueo producido por las Bromelainas en las Piñas, ayudan a reducir la inflamación provocada por la artritis, gota, dolor de garganta y sinusitis aguda.
De igual manera, la piña también ayuda a acelerar la curación de las heridas producto de lesiones o cirugías.
Se recomienda para ayudar a reducir la inflamación, es que la piña debe comerse entre comidas. Si uno come la piña durante o después de cada comida, las enzimas serán utilizadas para digerir los alimentos.
Esta refrescante fruta tropical combate el exceso de peso por retención de líquidos y facilita la eliminación de depósitos de grasa del organismo.

La piña es digestiva pero no quema grasas

La piña fresca es una fruta muy apropiada como postre ya que nos ayuda a digerir y a combatir el estreñimiento.
Sus propiedades digestivas se las proporciona la bromelina, enzima presente en su corazón que facilita la digestión de las proteínas, por lo que resulta muy apropiado consumirla tras una comida copiosa con carne, pollo, asados, cerdo, etc.

Esto no significa ni mucho menos que esta fruta tropical tenga efectos "quema grasa" o que sea la panacea para la celulitis. Ésta es una teoría difundida que no tiene ningún fundamento; de ser así nos habría resuelto muchos problemas de obesidad. Sus propiedades diuréticas, junto con su aporte de fibra y sus efectos digestivos, la hacen idónea para combatir problemas de celulitis, pero no hace milagros.

Que facilite la digestión de las proteínas no significa que metabolice las grasas ni que elimine "ipso facto" la celulitis.

El efecto digestivo de la piña se pierde cuando se consume en conserva, ya que al haber sido esterilizada, la bromelina se desnaturaliza y pierde sus propiedades. Su consumo puede provocar irritación de garganta o de la mucosa bucal a algunas personas. Esto es debido a que la piña contiene ácido acético, el mismo que el vinagre.
Como todas las frutas comestibles, la piña es muy saludable. Su contenido en azúcar es relativamente escaso y, por tanto, es baja en calorías. Es rica en vitamina C y en fibra, por eso, cuando se consume entera resulta muy apta para combatir el estreñimiento. Es también un magnífico diurético y además nos aporta calcio y yodo, lo que la convierte en indicada para problemas de osteoporosis y para el desarrollo de los niños.
En zumo recién elaborado conserva sus propiedades digestivas y su aporte vitamínico, pero se pierde la fibra.
La piña es muy apta para consumirla sola, en ensalada o combinada con platos salados, como carne, pollo y verduras.


Beneficios de la piña


Según múltiples estudios, la piña te aporta:


* Enzimas: Activan el metabolismo y la eliminación de grasa, facilitan la digestión y son antiinflamatorias.

* Fibra y agua: Tiene excelentes efectos diuréticos y previene infecciones digestivas.

* Energía: Es fuente de azúcares simples, sacarosa, fructosa y glucosa.

* Vitaminas: Contiene vitamina C, yodo, magnesio, fósforo y calcio, útiles para la tiroides y las células nerviosas.

* Minerales: Te aporta hierro, azufre, manganeso y potasio, que favorecen la actividad de las hormonas sexuales y ayudan a generar enzimas.

La piña también ayuda a regularizar la menstruación, tratar cólicos, trastornos renales, hepáticos y biliares, parásitos intestinales e insuficiencia de jugos pancreáticos.

La dieta de la piña

Existe una dieta sencilla, con la que tendrás éxito sin tener que comprar una lista interminable de alimentos, simplemente piña natural. La piña es eficaz para combatir el exceso de peso por retención de agua; además ayuda a separar el tejido celulítico y eliminar los depósitos de grasa. Debes consumirla natural, pues al pasteurizarla para jugo o en almíbar pierde sus propiedades.

Galofre te aconseja hacer sólo unos pequeños cambios para introducirte poco a poco en la dieta de la piña, sin crearte ansiedad ni abandono: "Come lo habitual, introduciendo en tu alimentación la piña durante cuatro semanas y notarás cómo van apareciendo los cambios en tu figura".

Semana 1

Cada vez que tengas tentación de picar algo fuera de las comidas, cómete dos rodajas de piña; llévala contigo siempre en un pequeño recipiente. Mastícala bien para que las enzimas de la piña hagan efecto sobre tu cuerpo.
Antes de cada comida, cómete una o dos rodajas de piña para tener menos hambre.
Toma dos litros diarios de agua natural para ayudar a eliminar los desechos del organismo.

Semana 2

Por la mañana, tómate en ayunas esta bebida de piña: mezcla un vaso de agua natural, el jugo de medio limón y cuatro cucharadas de jugo natural de piña. Además desayuna dos rodajas de piña con un yogurt descremado.
Para merendar repite la bebida, siempre preparada al momento.

Semana 3

Sigue con el mismo desayuno y merienda.
En la comida prepárate una ensalada de pollo y piña, y la bebida de piña.
Tres veces por semana sustituye tu cena habitual por la bebida de piña.

Semana 4

Sigue con el mismo desayuno y merienda.
Dos días por semana, en la comida sustituye la ensalada de pollo y piña por pavo al horno con poca sal, pimienta, limón y rodajas de piña. Toma de postre la bebida de piña.
Cena una sopa de verduras para darte energía y reforzar tus defensas.
A partir de ahora, un día a la semana incorpora a tu alimentación habitual la bebida de piña y desayuna dos rodajas de piña con un yogurt descremado. ¡Anímate y prueba esta dieta!

Opino que soy testigo conforme, lo he comprobado de que todas estas propiedades que posee esta fruta son reales!

2 comentarios:

  1. MUY INTERESANTE INFORMACION ME SERVIRA MUCHO PARA MI INVESTIGACION GRACIAS.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...